20 julio 2010

In Festival 2010 - Crónica

Nota: Gracias a Andrea por la fotografía.

Sí, he esperado unos días para asimilar las sensaciones vividas el pasado viernes tras haber asistido a la primera edición del InFestival en Santander. El motivo de la espera ha sido ver si, con el paso del tiempo, se me pasaba la decepción inicial. El festival lo tenía todo para hacerse un hueco en nuestras agendas; un buen cartel, excelente precio de las entradas (14 euros), una buena fecha, una buena ciudad, cercana a la nuestra,... Sin embargo, todo se fue al garete por el pésimo sonido de la sala, el Palacio de Deportes del Sardinero. Por fuera, parecía un gran y brillante pez varado cerca de la playa, moderno, espectacular. Dentro no era tan grande como se podía imaginar, pero fue sonorizado de pena. No nos vale que se alegue lo de siempre, que un pabellón de deportes siempre va a sonar mal. No. Tenemos ejemplos cercanos en los que con un buen equipo y un técnico de nivel cualquier local es sonorizable de forma muy digna (el Ebrovisión en Miranda de Ebro, por ejemplo). Exceptuando el (importante) aspecto del sonido, el festival mereció la pena. No había aglomeración de gente, por lo que era sencillo salir a comprar bebida a las barras (atendidas con máxima amabilidad por las camareras contratadas). Asimismo, era fácil encontrarse con gente conocida de la que no sabíamos de su asistencia. Así aparecieron por allí un montón de amigos de Bilbao, Donostia, Vitoria, y otros modernistas de León o Asturias,... Mucha gente conocida que hizo que la experiencia fuese incluso mejor. Pero vamos a las actuaciones.

Llegamos a Santander poco antes del comienzo de la actuación de Sharon Jones & The Dap Kings. Y nos juntamos con las amistades allí presentes. Las primeras filas eran nuestras. Poco que añadir a lo ya dicho en otros foros sobre esta gran artista y su banda. Excelente. Lo dio todo sobre el escenario. Tiene una gran banda, pero es que ella no escatima esfuerzos. Subo sobreponerse a la lamentable acústica a fuerza de garra, actitud, alma y energía. Toda su banda merece un diez. Empezando por Binky Griptite, su guitarrista principal, quien se las arregló para tocar todo el concierto sin usar el dedo anular de su mano izquierda para los acordes, ya que lo tenía vendado por alguna lesión, y nadie se enteró. Siguiendo por la sección de vientos, entre la que se esconde el gran Neal Sugarman, líder de Sugarman Three. La maravillosa sección rítmica de bajo, batería y congas. Y sus coristas... ay, sus coristas. Máxima actitud y clase.

El segundo acto fue la actuación de Eli Paperboy Reed, a quien pudimos escuchar en Barcelona en 2008 y que nos había dejado con la boca abierta. Se quejará de la publicidad que le hemos hecho a este señor en los últimos 2 años a través del boca a boca. Pues bien, nos tuvimos que tragar nuestras palabras. Como dijo alguien durante el concierto, Eli se ha relajado, se ha dejado ir. A ver, lo estábamos comparando inconscientemente con lo que acabábamos de ver... el vendaval de Miss Jones. Y claro, el joven bostoniano digamos que no tuvo su mejor noche. Y los True Loves, su banda, estuvieron lejos de tener lo que se llama Actitud. Sin más. No se lo merecen.

El tercer acto del programa era Loquillo. Poco puedo decir ya que aprovechamos su actuación para acercarnos al centro de Santander en busca de algún garito que no encontramos y tuvimos que volver sobre nuestros pasos. Sí puedo decir que se notó que para el público local era la actuación principal ya que se rozó el lleno y, tras él, aquello se quedó prácticamente vacío.

Pero no, ahí no terminó todo....... faltaban los Kongsmen. Delirante banda barcelonesa que reinterpreta de forma sui generis el surf con toques psicobillies... todo ello disfrazados de los pies a la cabeza como si fuesen gorilas (a pesar de las altas temperaturas en la sala). No seríamos testigos de su actuación más de 70 personas, pero nos lo pasamos en grande. Un aplauso para ellos.

Lo mejor, la compañía, los amigos, y los buenos grupos en un festival cercano que esperemos que aprenda de los errores y que se perpetúe con la personalidad actual. Lo peor, el sonido y las pocas ganas de uno de los cabezas de cartel.

4 comentarios:

Javier dijo...

Siento lo del sonido pero por lo menos tuvisteis la oportunidad de disfrutar de una gran banda y una estrella como sharon jones. Lo de dejar plantado a Loquillo, impresionante. Me has convecido y me parece que voy a cambiar a Eli por James Hunter que es una apuesta segura, si no me voy al yeyè claro. Un abrazo para todo el mundo.

Getxo dijo...

Otra cosa es que debemos montar un grupo de acción contra los responsables de tener durante las actuaciones a chavales cargando con una mochila llena de cerveza y vendiendo katxis (litros) a las personas que hemos ido a ver tranquilamente un concierto y nos encontramos con estos pobres chavales, con una banderita de luz intermitente para que se les vea y que no hacen otra cosa sino molestar, es lo más cutre que se puede hacer en un festival, tener esclavos del siglo XXI, aprovecharse de las necesidades económicas de algunos jóvenes,...
Si en mi lista ya estaban los banqueros, los de las empresas de telefonía, las grandes superficies comerciales,... ahora se suman estos terroristas de festival, los que mandan a estos chavales a trabajar de manera denigrante y fastidiando al público que cada dos por tres los tiene delante de sus narices con la banderita luminosa. ¡A por ellos!

Ander Azkorri SC dijo...

Para Javi: Yo he podido ver a los dos, a Eli Paperboy Reed (2 veces)y a James Hunter. A fecha de hoy, si tuviese que elegir, y visto lo visto, elegiría a James Hunter. No me jodáis que os estáis animando todos a ir al Yeyé y yo ya lo tenía descartado...... Para Borja, estoy casi de acuerdo con tu planteamiento sólo que mi opinión no es tan extremista. Pero sí, esos chavales, más que dar servicio, lo que hacían era molestar.

Scooter Club Cantabria dijo...

Completamente de acuerdo en el pobre sonido del pabellón de deportes. Por supuesto, también aproveché la salida de Flequillo para irme a cenar. No del todo de acuerdo con lo de Eli Paperboy Reed, a mi me convenció (quizás la motivación personal tuvo que ver en ello..). Los Taxis de la birra ya están en todos los festivales, sobre todo en lo que organiza LastTourInternational, negocios.