24 noviembre 2010

Up & Down


Llevo varios días intentando organizar las ideas en mi cabeza para escribir una entrada sobre los dos conciertos a los que fuimos a lo largo de la semana pasada, pero me está resultando complicado sentarme delante del ordenador, principalmente por las malas sensaciones que me dejó la segunda de las dos actuaciones, la de Eli Paperboy Reed, y no es la primera vez que me sucede con este señor.

Pero empecemos por el principio. Al comienzo de la semana pasada, nos las prometíamos muy felices porque se habían programado dos conciertos en días un poco inusuales, un martes y un jueves. Y, en principio, los dos conciertos eran de sonidos que no nos resultan extraños y que nos atraían mucho.



El martes disfrutamos enormemente con la actuación que, de forma gratuita y de la mano de Brixton Records, nos ofreció la banda inglesa The Delegators. Brillante sexteto de rocksteady con marcadas tendencias soul por parte de su cantante solista, Janet Kumah. El concierto empezó con cierto retraso puesto que la banda, que venía desde Bolonia, Italia, se perdió en la carretera y llegó algo tarde. Ese retraso se compensó con creces con la pasión puesta en su actuación y de la que es buena muestra el vídeo que ilustra estas líneas. Buena asistencia de público entre los que destaco la presencia de Carlos de nuestros amigos del Vespa Club Mr Magoo de Madrid, quien se encontraba en nuestra tierra por razones laborales. En general un muy buen concierto en el que el único pero, además del retraso, fue que el organista aún debe rodarse un poco hasta engranarse perfectamente con el resto de la banda, cosa que llegará con el tiempo.


Dos días después, asistimos a lo que se prometía como uno de los conciertos del año para los amantes de los sonidos añejos, la actuación de Eli Paperboy Reed & The True Loves. Y eso debieron de pensar las muchísimas personas que abarrotaban (en exceso en mi opinión) el Kafe Antzokia. Yo a este señor ya le he visto tres veces y creo que con eso ya he tenido suficiente, al menos hasta que no cambie de banda de acompañamiento, o la abandone y gire en solitario. Un batería demasiado brusco y repetitivo, con poco gusto para interpretar las canciones más soul. Un guitarrista amante en exceso de la verbena. Una malísima ecualización desde la mesa de sonido que porvocaba que la guitarra de Eli Paperboy Reed no se escuchase ya que era tapada por los ya citados músicos. Situación realmente ridícula ya que le veíamos rasgar las cuerdas pero no se escuchaba nada... Eso sí, una vez que se retiraban los músicos, salía a relucir la brillante voz y sentimiento de Eli Paperboy Reed, bien acompañado de su organista o de un trompetista. Como resumen, repito lo dicho, yo ya no vuelvo a pagar por ver a este artista.


Quiero agradecer especialmente a Gorka de Arrasate por su vídeo y las fotos que ilustran esta entrada.

4 comentarios:

borjazkorri dijo...

Pues vaya palo lo de Eli, a mi me pasó en Santander, me comentasteis que era un pedazo artista con una gran banda y aquello fue terrible, Itzi me dijo que ella le había visto de 10/10 y en Santander de 2/10, no se qué puede pasar, a mi también me pareció en Cantabria que la banda no era la adecuada, a pesar de ello creo que Eli tiene buenas canciones.
De los Delegators pues eso, me encantaron, de lo mejor que he visto en los últimos meses, pedazo grupazo!

Gorka The Hellmaster dijo...

Coincido con lo escrito por Ander en la cronica los Delegators unos cracks!!! y Eli no me hizo mucho tilin, eso si tiene una voz del copon!! Como dijo cierta señorita que venia con nosotros... ¿esta castraom no? juas juas

Gorka The Hellmaster dijo...

Aaaaaaaaah! se te ha olvidado comentar el festival del humor que hubo antes del show de Eli jojojojojo

- Hola! Buenas noches!! Vengo ha daros un mensaje de parte de Eli... Queria pediros, aunque ya se que es dificil, que no fumarais durante el concierto, que ya sabeis que el humo afecta a la garganta y la voz de Eli es muy especial... y las fotos si podeis intentar sacarlas sin flash

y todos con cara de... o.O

Ander Azkorri SC dijo...

Partiendo de la base de que no soy fumador y de que a mi no me molesta en absoluto que se fume en mi entorno; me pareció una pijotada el detalle inicial de pedir a la gente (con mucha educación, eso sí) que no fumase y que no sacasen fotos con flash... Vamos hombre, que era un concierto de rock!! Estos aires, para mi excéntricos, me pareció que sobraban. Primero se deberían preocupar de que sonasen correctamente todos los instrumentos, y de que la gente no estuviese en la sala como en una lata de sardinas.