14 julio 2009

Soul Summit Tokyo






El número de tiendas de discos en Tokyo es enorme, las hay por todas partes, como ejemplo, solo en el 'pequeño' barrio de SHIMOKITAZAWA hay 27 tiendas, y en cualquiera de ellas puedes coger un folleto en donde se detalla la localización en el barrio de cada una de ellas, de todas formas la tienda de Tokyo que más me impresionó fue 'disk union' (http://diskunion.net/), que cuenta con tiendas por toda la ciudad, pero que es en el barrio de SHINJUKU, donde más tiendas de esa empresa hay, exactamente seis, alguna de una sola planta, pero otras de hasta ocho pisos, cada uno de ellos dedicado a un tipo de música. En la tienda 1 de Shinjuku hay ocho pisos, dedicados de abajo hacia arriba a: Pop, Rock e Indie japonés; Rock de los 60 y 70 CD y DVD; Accesorios para Vinilo o CD; Bandas Sonoras; Músicas del Mundo, Brasil y Latina; Rock de los 60 y 70 CD; Avant Garde; y por último la séptima planta dedicada a los vinilos de los 60 y 70, en esta última planta había un enorme apartado dedicado a la música que gusta a los mods: Northern, Mod R&B, Revival,...
La tienda 2 está dedicada al Rock Progresivo, la 3 al Jazz, la 5 al Heavy, la 6 es variada además de a música Clásica y la 4, la cuatro dedicada en exclusiva al SOUL, y menuda pedazo tienda, miles de vinilos, singles, 12" y LP's a muy buenos precios, deep soul, disco, boogie, modern,... una locura, se necitarían varios días para ver algo, y yo no disponía de ese tiempo. Hice tres visitas a la tienda en momentos libres, ninguna de más de media hora, por lo que apenas pude ver un par de cajas de donde saque media docena de maxis de esa música  dulcemente bailona que tanto me gusta y dejé para otros soul fans los tesoros ocultos que tenía que haber por allí.
Fue en esa tienda donde vi un cartel en donde  se promocionaba el evento SOUL SUMMIT, creo que quiere decir algo así como la cumbre del soul, casualidad era el último día de mi estancia en Japón así que decidí asistir sin saber lo que me iba a encontrar, y mereció la pena. Me costó un huevo encontrar el sitio, era un bar-restaurante, cobraban 7,5 € por entrar con derecho a consumición y no era otra cosa sino una reunión de soul-fans en donde cinco dj's pinchaban a lo largo de seis horas y cualquiera podía abrir su maletín y poner a la venta sus discos, los de disk union aportaban dos portátiles Vestax en los que se podían escuchar los vinilos. Estuve solo una hora en la que charlé con los presentes, escuché mucha música y compré un par de singles. había desde reediciones tiradas de precio hasta joyitas por 150 €, pero todo, mucho más barato de lo que podemos comprar aquí o en la web. la gente era muy entendida, yo apenas tenía tiempo de mirar cajas por lo que directamente les decía quiero música que suene así, con este tiempo y este tipo de voz, e inmediatamente me sacaban cinco o seis discos clavados a lo que yo buscaba, luego escuchar y comprar lo que interesaba. Estuve más o menos de seis a siete de la tarde y en ese tiempo la gente entraba y salía, pero pasarían por allí unas treinta personas, no se como pudo acabar, si hubo o no bailables, es posible que si, ya que a los japoneses los gusta el drinkin más que a nosotros y supongo que la animación iría in crescendo. Dejo una foto del cartel y tres más del interior del local.

5 comentarios:

Ander dijo...

Interesantísimo comentario. Por cierto, todos los japoneses llevan gorra y/o gafas? Es interesante entrar en Onion Records, que es una de las referencias del cartel de la fiesta Soul Summit, y pinchar en su radio online. Buenísimos temas de raíz jamaicana en el volumen 9.

Borja dijo...

SI, el uso de la gorra es muy habitual en Japón, hay muchas tiendas dedicadas en exclusiva a sombreros, gorras, viseras... y hay maravillas. Lo de las gafas como ya deberías saber, es porque los soul fans somos ya mayorcitos y con la vista cansada. Otra cosa que se lleva mucho es la camisa Hawaiana, ya sea con los motivos clásicos o con motivos japoneses. Pero lo más curioso es como les gusta el drinkin y el rollo de super amistad cuando están pedos. Se agarran tajadas a diario y como es un país super seguro, no tienen problemas de que les roben en el metro cuando se duermen de la papa que llevan o si se caen al suelo, nadie les va a robar, además entre ellos se ayudan a llegar a un taxi o a un metro, es muy divertido verles a ellos y a ellas pedo. Estuvimos en muchos bares y en varios dedicados al soul en exclusiva, donde podías tu elegir el disco, se lo dabas al barman y dueño y el lo ponía, lo curiosos es que los bares no son como aquí, suele haber uno en la planta baja y que da a la calle, pero luego en el mismo edificio hay otro en el sótano y otros más en cada una de las plantas, a los que accedes en ascensor como si subieses a un piso, luego allí arriba puede haber uno o variso bares en cada piso, generalmente con un dueño que lo lleva el solo, y suelen ser temáticos, de Jazz, de Soul, de mil cosas... y es como una habitación de tu casa con una barra , varios sofas y sillas, a veces con un pequeño escenario y muuuchos vinilos o cd's. La pega es que la birra es cara, unos seis euros el botellín de 33 cl, y en algunos de estos bares te cobran un extra por entrar en la primera copa, y con ese extra te ponen tofu, almendras, cacahuetes, comida,... Luego también si hay concierto en el bar pagas un extra en la primera copa. Gora Shinjuku!!!

javi dijo...

espero otra parte de este viaje que tiene ointa de muy interesante

Mondra Peanut dijo...

Aaaaaaaaarrrrrrrgggggghhhhhhh!! Puto Borja!! Te odio!!! Me muero de la envidiaa!! ;P Buena cronica!! Los Japos son unos cracks en todo!!!

Getxo dijo...

He encontrado por casa un atrajeta de una tienda Skatalítica en el fantástico Barrio de Tokio de nombre SHIMOKITAZAWA, la tienda se llama Royal Cahrley, en la calle: 2-29-5 Kitazawa Setagaya-Ku. Tokio. abre de 12 a 8 y cierra los miércoles. Tengo alguna foto por dsi a alguien le interesa que se la mande al privado. En el mismo barrio estuvimos en un restaurante bastante majo y barato, se llama HANABI, tengo la tarjeta, pero viene todo en japo por lo que no puedo dar la dirección. Supongo que lo mejor es patearse este barrio, dividido en dos por las vías del tren (como casi todos los barrios de Tokio) y muy interesantes ambos lados.